martes, 17 de julio de 2012

¿ESTÁS EN LA NUBE?

Supongo que muchas veces habras oido aquello de "estas en las nubes" o "bajate de la nube". Siempre eran frases referidas a la falta de atención, a la ensoñación, al estar a "tu bola" y siempre con aire peyorativo.

Siempre dicho por gente, en apariencia, más formal que tú y
con los "pies en el suelo"



Pero los tiempos cambian una barbaridad, y aunque todavía muchos de los que tenían "los pies en el suelo" siguen creyendo que el resto estamos en las nubes, la realidad es que ellos no se han dado cuenta de que, a día de hoy, estar en "la nube" es tener "los pies en el suelo".

Y ahora, las afirmaciones o preguntas han variado pues muchos de los que "estabamos en una nube" les preguntamos a los otros: "¿pero, todavía no estás en la nube?"

Ahora nuestra jerga se mueve entre: "he subido o he bajado tal o cual de la nube" o "estoy en la nube"...

Vamos, que hoy día, lo ideal es estar en la nube. ;-)
LA NUBE



Dice Antonio Orozco en sus "Notas al vuelo":


Victor Hugo defiende a los poetas frente a los que dicen:
«¡Bah! El poeta está en las nubes».
A ello replica el escritor: 
«el rayo también lo está».
A Chesterton le encanta esta fulminante respuesta.
No es un simple juego verbal.
Es la fuerza literaria  expresando la agudeza
de un pensamiento inexpresable.
También se dice del filósofo;
y del buen cristiano, siempre filósofo y poeta:
«está en las nubes».
Pero, en general, va con los pies más plantados en la tierra que nadie.
¿Cómo, si no, podría volar sobre las nubes?
¿Cómo podría amar al prójimo como a sí mismo?
Él abarca el pasado, el presente y el futuro con el ojo de la fe,
en EL QUE SABE.