miércoles, 6 de marzo de 2013

Anticuario, Chatarrero, Revolucionario


El sábado pasado, aprovechando que se celebra el mercadillo semanal en Irun, salí con la cámara dispuesta a atrapar alguna foto interesante.
El día era fantástico aunque muy frío. Las Peñas de Aia, Larún y demás montes colindantes se encontraban nevados, con lo cual las expectativas de salida montañera se me vinieron abajo.


Así que con mi cámara en ristre me acerqué al mercadillo sacando fotos a los diferentes puestos gastronómicos. Qué cosas tan ricas tenían todos...


Cuando ya consideré oportuno, emprendí la marcha hacia casa y en una de las calles, un personaje popular de Irun se aproximaba hacia mi por la acera . Un hombre que suele ir vestido con indumentaria militar, mochila y un palo.




Sonrisa Feliz
 A medida que se acercaba pensé que lo conocía de hacía muchísimos años y muchas veces me había cruzado con él pero no sabía nada más. Me vino a la cabeza lo interesante que sería entablar una conversación con él. Y cuando llegó a mi par..., ¡se dirigió a mí!

Me preguntó si estaba haciendo fotos y si se las hacía a personajes curiosos. Le expliqué que había salido con la intención de hacer fotos a lugares típicos de Irun pero que si me permitía se las haría muy gustosa.


Mientras las estaba haciendo en mi cabeza bullían montones de preguntas sobre él. Cuando finalicé con las fotos, saqué una libretita y un bolígrafo con la intención de apuntar todo lo que me decía.
Como si leyese mis pensamientos extrajo unos papeles de su mochila diciendo que no me preocupase y me entregó una copia de “noticias de gipuzkoa” y otra de “bidasoa 15” donde se hablaba de él y encontraría un resumen de su vida.


Estoy hablando de Robert Torío Múgica, Chiclet (porque hace años masticaba continuamente chicle) o Le Parleur (porque habla mucho). Un hombre de alargada figura, pelo largo, barba, gafas y siempre con una gorra.


En nuestro pequeño encuentro pude constatar su alto grado de educación y civismo.
Me contó que tiene 75 años y es experto en antigüedades y chatarra. Muchas veces se conservan en las buhardillas objetos de verdadero valor que la gente tira a la basura y que hoy día se puede sacar un dinero con la venta por internet. Robert, sabe distinguir las cosas buenas y se ha ganado el respeto de los vendedores de antigüedades.



ALEbidun02

Su espíritu bohemio y su filosofía de la vida le hace actuar y vivir de una manera que a muchas personas les puede parecer extraña y por su forma de andar parece que siempre tiene prisa...
Es un hombre de gran cultura, gran corazón y conoce a gente de todo el mundo


Robert es hijo de un vallisoletano y una irundarra: Micaela Múgica Ibarburu, de un caserío de Peñas de Aia. La primera vez que vino a Irun fue con 16 años y sin saber hablar español.
Después de varias idas y venidas echó raíces en la comarca del Bidasoa en 1984 y es famoso tanto en Irun como al otro lado de la Muga.

La indumentaria militar la lleva desde 1986 porque tenía un amigo con el padre en la legión y le dijo que se iba a vestir como él. Robert, cumplió con la idea y, así demostró su amor por la libertad y la coherencia personal.

Después de este encuentro y leer las notas que me ha dado, he decidido hacerle un pequeño tributo a este hombre tan peculiar: Robert Torío Múgica.


ALEbidun03


Más información sobre Robert en el siguiente enlace donde encontrarás más datos y curiosidades:
http://www.shaf.es/