domingo, 31 de mayo de 2015

Mi Tiroides, cambio de rumbo

Mi Tiroides, cambio de rumbo constante


Era el año 2006 y empecé a engordar sin motivo aparente. En aquella época me encontraba muy fuerte físicamente porque hacía deporte regularmente. Fuerte, tanto física como mentalmente, sin embargo, empecé a engordar. 

No me iba dando cuenta, porque mi vida transcurría normalmente, hasta que de repente la ropa del verano pasado me quedaba más prieta de lo normal. Al ver esto, me puse las pilas…

En casa siempre comemos muy sano, allá por los años 80 mi aita tenía un régimen de alimentación muy estricto porque además de tensión muy alta, tenía mucho colesterol del malo y su circulación sanguínea era catastrófica. De hecho falleció el año 85 por complicaciones orgánicas derivadas por todo ello. Al ser “tres gatos” en casa, mi ama y yo nos sumamos a este régimen de alimentación y ya por aquella época comíamos todo a la plancha o hervido y mucha verdura y fruta. Una alimentación muy equilibrada y sana. Por entonces, además, teníamos oportunidad de tener verduras en la familia… ¡¡aquellos tomates y vainas de los de verdad!! ;-D


Vector de Comida diseñado por Freepik

Al fallecer mi aita, continuamos comiendo muy sano y muy “limpio” con nuestros hervidos y planchas porque vivía en casa mi amona (abuela) que por su edad tenía que comer así. Como os podéis suponer, mi ama y yo nos apuntamos al estilo de comidas sin ningún problema.

Pero en este 2006 yo empecé a engordar sin comprenderlo nosotras. Yo me imaginé que tal vez tenían que ver aquellas comidas fuera de casa que estaba haciendo últimamente por motivos de trabajo, en las que la forma de comer había cambiado un poco, sin embargo no lo acababa de comprender muy bien pues hasta el momento yo lo equilibraba con ejercicio y monte.

Dejé de comer fuera y empecé a llevar el tupper de casa con la comida habitual y tan limpia…, vigilé esas cositas que solemos vigilar: nada de dulces, reducir el pan, restringir un poco cantidades, no dejar de hacer ni un día deporte… Pensé que con las pautas que durante 41 años había llevado y me habían ido tan bien, sería suficiente… Pero no…

El año 2008 en una revisión de rutina me encontraron un bulto más grande de lo normal, lo cual complicó la cosa, pero esta es otra historia ;-) 
La cosa es que, en lugar de adelgazar algo por todo el proceso, seguí engordando… y además empecé a sentirme excesivamente cansada, era una extraña sensación… ¡no sabía cómo explicarlo! Mi cerebro quería una cosa, (pues siempre he sido muy positiva y optimista), y el cuerpo no me hacía caso. Yo le echaba la culpa a todo lo sucedido en los últimos meses, (pues las cosas en mi vida se complicaron mucho más)

Cuando todo finalizó en el 2009 sugerí al médico de cabecera que quería que me mirasen el Tiroides y ahí se descubrió que mi Tiroides no estaba funcionando nada bien…
¡¡qué traidor este Tiroides!! ;-)


malo
Autor:  stefan kunze

Y desde entonces estoy metida en la gran aventura del hipotiroidismo

Lo primero ver en qué punto me encontraba: nutricionista, pauta alimenticia, pauta de deporte, pauta de vida… Con todo esto en orden, la cosa empezó a ir bien, el peso empezó a recuperar su sitio, mi cuerpo empezó a hacer caso a las ordenes mandadas por el cerebro y por fin pude retomar mi vida normalmente

Y llegó el año 2013, en una  salida de montaña, de repente sin esperarlo, empecé a sentirme sin fuerzas, empecé a decelerar mi paso normal, empecé a notar que el motor se me paraba y me asusté muchísimo. Iba con un compañero de marcha, hablando alegremente y de pronto sentí que no podía más… ¡¡y faltaban un par de horas de camino todavía!! Mi amigo me estaba contando sus peripecias y yo le respondía como podía intentando controlar lo que me estaba sucediendo: que yo iba reduciendo el paso, iba más despacio…
Cuando mi amigo terminó su historia se dió cuenta que todos los demás empezaban a pasarnos de largo e hizo un chiste al respecto… y le tuve que explicar lo que me estaba sucediendo.

Llegué al punto de destino, como pude, arrastrando mi cuerpo con valentía y una sonrisa, de hecho solo unos cuantos se enteraron de lo sucedido…

Al día siguiente, se lo comuniqué a mi médico e hicimos una analítica donde se pudo observar que mi Tiroides se había disparado y estaba inmerso en su loca fiesta particular de desmadre total.

Mi Tiroides se revolucionó, tan pronto estaba más arriba como más abajo en una continua noria… 

Autor: Iya
Y desde entonces me he ido dando cuenta que no puedo hacer mis salidas montañeras habituales, que hacer el deporte que practicaba me supone un esfuerzo superior al normal para mi, que muchos días me levanto súper cansada, que mis migrañas han aumentado de frecuencia, que me duelen mucho las articulaciones, que lo de engordar sigue y que todo el conjunto, te imposibilita llevar la vida tan activa que me gusta llevar y el ritmo de trabajo normal para mi… 

Revisamos de nuevo la dieta, se restringió para equilibrar la falta de ejercicio que antes hacía y ahora no podía. Con todo lo cual empecé a sufrir…  Y cuando una sufre, las restricciones no las lleva muy bien: restricción de alimentación, restricción de ejercicio, restricción de fuerza…

Autor: Milada viguerova
Me ha costado darme cuenta que esto es una realidad, pues mi talante positivo y optimista lleno de una Energía que me sale a borbotones, ha querido siempre superar la situación y hacer que todo vuelva a la normalidad, pero no vuelve. Me ha costado este par de años, asumir e interiorizar que este es un nuevo punto de inflexión en mi vida y un cambio de rumbo…

Autor: Jason Long
Me hace mucha gracia cuando la gente me empieza a hablar sobre gestión de Energía, gestión de emociones, gestión de dietas, gestión de medicina alternativa… sin darse cuenta cómo he vivido mi vida hasta ahora, cómo le hablo y cómo le exteriorizo lo que le estoy contando, el sentido de humor y la realidad de los hechos, (cosa muy importante). Me parece muy bien que quien tenga que trabajar todos estos temas, lo haga, porque trabajándoselos tendrá parte del camino hecho. 

Pero para los muchos que recorremos ese camino a diario, son otras cosas las que nos perturban y el hecho en  mi caso, es que el Tiroides, no funciona bien, que es una glándula muy importante en el organismo y que hay que tratarle con todo el respeto que se merece. 

¡Ha llegado el momento en el que Tiroides y yo
nos hagamos amigos y nos entendamos
en este cambio de rumbo que comenzamos juntos…
¡A ver!  :-D

Autor: kate zaidova